Carol Barbero

Administración tienda, profesora Kids…

Creció entre hilos, agujas, tijeras, telas, patrones y modelitos varios, que su madre “inventaba” y  su tía abuela que era modista, le cosía. Le encantaba ir con ellas de compras, y elegir las telas, Aunque la cosa cambiaba en el momento de la prueba. «Tía , tienes las manos muy  frías» le decía.
Pero se le pasaba nada más verse en el espejo con el último modelo. Siempre conjuntada al detalle. De ahí en adelante empezó Carol su camino por la costura. Hizo sus primeros pinitos en el colegio, de los que aún conserva sus primeras camisas cosidas en papel  Sus Barbies no necesitaban ir de compras, porque tenían modista privada.
Más tarde  se apuntó en una academia de corte y confección, donde pasó de coser a sus  muñecas a poder hacer realidad todos los proyectos  que se le pasaban por la cabeza. Pero fue al conocer a Eva cuando Carol hizo de la costura su profesión. Bajo su guia todo brilla. Incluso su primera profesora reconoce con satisfacción «Ahora las clases me las tendrías que dar tú a mi»
Trabajó en Tissora desde prácticamente los inicios, aunque tuvo un paréntesis para centrarse en otros proyectos, como puericultura y auxiliar de odontología entre otros. Posteriormente como bibliotecaria en la Facultad de Medicina trabajo que aparcó para formar parte del equipo Tissora. En el equipo ha compaginado la creatividad y la enseñanza con la gestión de la tienda y academia. Es conocida por su buen trato, simpatia, y paciencia. Formar parte de la familia Tissora le proporciona una gran satisfacción.